Mantener la piscina limpia y protegida a lo largo de todo el invierno, es una tarea que debemos llevar a cabo si queremos evitar el deterioro y futuras averías en nuestra piscina. Como empresa especializada en lonas para piscinas, queremos darte los mejores consejos para mantener tu piscina en óptimas condiciones.

Una lona de calidad para proteger nuestra piscina

La lona de piscina ayuda a conservar el agua en buenas condiciones una vez que llega la temporada de frío. De esta forma, se evita el uso de productos conservantes o el trabajo y gasto de llenar de nuevo la piscina el verano que viene.

Las hojas, ramas o suciedad que durante el otoño y el invierno pueden caer en nuestra piscina harán más difícil su limpieza para la próxima temporada. En este sentido la lona evitará la entrada de este tipo de agentes que dañan tu piscina. Una buena lona impide además accidentes como caídas a la piscina cuando no se usa.

Al finalizar la temporada de verano, las lonas más instaladas son la cubierta clásica y la cubierta deslizante de seguridad.  En Toldos Escandani, disponemos de los dos formatos de protección para tu piscina: la cubierta clásica de lona hecha en poliéster y recubierta de PVC  gran resistencia y la cubierta flotante de polietileno.

Cómo mantener la piscina limpia y protegida esta temporada

La primera es una lona de es poliester recubierta de PVC con un tratamiento fungicida que impide el crecimiento de hongos en el agua. Se suele realizar a medida en función del tipo de piscina. Se instala con tacos de acero inoxidable en el paseo de la piscina para poder montar la cubierta mediante unas cintas con una hebilla que iría confeccionada en la propia lona.

La segunda cuenta con un enrollador especialmente preparado para recoger y acumular el cobertor deslizante. El equipamiento básico está previsto para ser accionado manualmente y dispone de ruedas para poder ser desplazado de la zona de baño. Este sistema se puede instalar motorizado y añadirle amarres laterales anti viento. Con este método se  alargará la vida de la lona al evitar el roce con la piedra de la propia piscina y el esfuerzo para mantenerla protegida será mínimo.

Recuerda que mantener la piscina limpia y protegida durante todo el invierno hará que tu piscina dure mucho más tiempo y no sufra ningún daño.