La terraza, para muchos negocios un potente aliado, puede convertirse también en un peligroso enemigo. En condiciones de excesivo frío, calor o viento, puede desanimar a sus clientes a entrar en el restaurante. Las mesas vacías no “hacen caja”, por lo que es indispensable rentabilizar cada espacio disponible.

Los toldos de brazo extensible

Por supuesto, lo primero en lo que pensamos para protegernos del sol y ampliar nuestra terraza es un toldo de brazos extensibles. Otras soluciones impiden el paso o no cubren lo necesario. Este tipo de toldos, en cambio, se pueden fabricar a medida e incluso integrar dos unidos. Además, su sistema retráctil te permite guardarlo cuando no se esté utilizando. Así, conseguimos controlar en todo momento el clima que creamos en nuestro negocio. 100% recomendado.

Protege la terraza y el interior del restaurante

Si tenemos un pequeña ventana, una opción interesante puede ser el toldo de capota. Puede tener una forma semicurvada o cuadrada y se puede observar habitualmente en muchos negocios. Es una opción de cuidada estética y que puede ser fija o móvil, pudiendo conseguir la luminosidad o protección deseada. Además de su diseño, protege a los clientes que se encuentran dentro del establecimiento de los rayos que se filtran por su ventana.

Para proteger locales de grandes dimensiones

En hostelería, la competencia entre establecimiento es feroz. Quedarse atrás no es una opción. Por esto, muchos empresarios del sector deciden renovar la primera impresión que reciben sus potenciales consumidores. En Toldos Escandani, trabajamos para que puedas rentabilizar al máximo tu restaurante. Así, con la instalación de una pérgola, añadimos un nuevo espacio en el que ofrecer tus servicios.

Si estás pensando en proteger a los clientes del sol en tu restaurante, no lo dudes y ponte en contacto con nosotros y te asesoraremos en todo lo que necesites.