Habitualmente solo hablamos de las lonas, pero los toldos tienen otra parte importante; el esqueleto de los toldos. Comúnmente conocido como herraje, es la estructura que lo sostiene, imprescindible para su buen uso y funcionamiento. Pueden estar hechos de diferentes materiales, pero en Toldos Escandani nos decantamos por las estructuras de aluminio.

Nuestros esqueletos para los toldos

A pesar de ser más resistentes que la lona, los herrajes también merecen un cuidado especial para evitar su deterioro. Toma nota de algunos consejos para que el esqueleto de tu toldo se mantenga fuerte y robusto:

Para evitar que los fenómenos meteorológicos afecten a la estructura es importante conservarla limpia y seca y reparar los pequeños desperfectos que puedan aparecer en ella. Como consejo para limpiar los herrajes, es recomendable utilizar un paño mojado con agua y jabón.

Al recoger el toldo debemos comprobar que ninguno de los elementos que lo conforman se hayan dañado. Esto suele suceder tras estar expuesto a inclemencias meteorológicas como temporales que pueden provocar la deformación o el desnivel del toldo.

Esqueleto de los toldos

Cuando abras o cierres el toldo, asegúrate de no forzar la estructura del mismo o de que no haya ningún obstáculo que pueda dificultar su apertura o su cierre.

A lo largo del tiempo se pueden acumular hojas o excrementos de insectos en el toldo. Es de vital importancia retirar estos elementos para evitar la infestación de microbios que puedan dañar la capa de protección y atenuación del aluminio. Te dejamos un enlace a un artículo sobre el mantenimiento de toldos.

Si tienes alguna duda más sobre el esqueleto de los toldos, así como su mantenimiento, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. ¡Resolveremos todas tus dudas!