En nuestro hogar las ventanas generalmente quedan desprotegidas frente a los cambios climáticos que ocurren, sobre todo cuando llega el verano y el sol se torna inclemente, es en estos casos que pensamos colocar toldos para ventanas y proteger el interior del calor exterior, como también proteger el inmobiliario que pueda quedar expuesto sol.

Para elegir un buen toldo se presentan varias características a considerar, entre ellas tenemos el tipo de material en que se fabrica, el color o diseño del mismo y el modelo de toldo que coloquemos. En conjunto son bastantes variantes entre las que elegir. Nosotros te dejaremos eso a tu criterio y nos enfocaremos otros aspectos importantes como el tipo de toldo ideal para las ventanas.

¿Por qué usar toldos para ventanas?

Las razones de usar toldos para ventanas son muchas, principalmente cuando queremos algo de privacidad en nuestro hogar o negocio. Otra de las razones que hoy nos mueve es el ahorro energético, manteniendo la temperatura fresca en el interior, también evita que el sol deslumbre hacia dentro, en fin, son muchas las ventajas que los toldos nos ofrecen.

Toldos para ventanas con balcones

Cuando tenemos una ventana con balcón lo ideal sería colocar un toldo con caída proyectada para permitir la visibilidad hacia el exterior, aunque también dependiendo de lo que queremos, se puede colocar un toldo vertical que proteja el interior de la vivienda contra la lluvia. Ambos tipos de toldos se sujetan de la barandilla.

Toldos para ventanas pequeñas

Si en tu caso la ventana tiene un tamaño muy reducido el que se adapta es el toldo en capota. Estos pueden tener forma curva o cuadrada, pudiendo ser retractiles. Estos son los utilizados en la mayoría de los edificios residenciales. También pueden ser fijos, pero es menos frecuente su uso.

Toldos para ventanas punto recto

Este modelo es el más nuevo, sencillo y utilizado en estos días. Se trata de un estilo muy minimalista y moderno, que consta de una lámina rectangular que cubre la ventana, en la que tiene solo dos posiciones: abiertas con un ángulo de inclinación y totalmente cerrada. Este tipo de toldos se ve muy bien en cuanto a diseño, pero limita mucho la visibilidad en el exterior, a menos que estés en edificios.

Precauciones a tomar en los toldos para ventanas

  • La mejor decisión que puedes tomar es comprar un toldo para ventanas retráctil, así podrás recogerlo en caso de una fuerte nevada, vientos y granizo, garantizando su cuidado y tiempo de vida útil.
  • Al retraerlo para resguardarlo, asegúrate que este seco, de lo contrario la humedad promoverá el crecimiento de microorganismos como hongos y moho.
  • Cuando decidas lavarlo no utilices productos químicos abrasivos, estos deterioran la calidad del material en que está fabricado el toldo, a cambio, es mejor utilizar jabón neutro.

Ya tienes suficiente información para elegir tus toldos para ventanas, protege tu hogar y combínalo con tu diseño decorativo, además de los tipos de toldos que acá te mostré, también existen otros tipos que se adaptan a las ventanas o se instalan en el exterior y llegan a cubrir también las ventanas.