Si estás buscando darle un rasgo distintivo a tu negocio o vivienda, deberías plantearte instalar velas de protección solar. Un sistema con inspiración marítima que puede ser una solución diferente. Con un diseño ligero, moderno y estético, las velas consiguen un plus decorativo en arquitectura textil.

¿Por qué plantearme instalar velas de protección solar en mi terraza?

Al igual que cualquier toldo, las velas de protección solar nos pueden proteger del sol, el viento o la lluvia. Aunque parezcan menos resistentes que un toldo, en realidad suele ser al contrario. Esto es así porque utilizan materiales típicamente utilizados en el sector náutico. Tanto los tejidos como la tecnología han sido desarrollados para poder ser utilizados en el mar. Así, se consigue, además de una alta resistencia a los desgarros, también buena capacidad frente a los agentes atmosféricos y la salinidad. Si fuera necesario, existe la posibilidad de cubrir los componentes metálicos con un revestimiento superficial adicional, consiguiendo así mayor durabilidad.

Otro punto a favor de esta instalación es su capacidad para adaptarse a diferentes formas y tamaños. Tiene posibilidades como formas cuadradas, triangulares, trapezoides, etcétera. De esta manera, se consigue una perfecta inserción en todos los diferentes tipos de formas arquitectónicas. Respecto al posible anclaje, puede realizarse entre paredes, de estructura a pared o entre mástiles. Las velas suponen, con total seguridad, una elección acertada y flexible por sus dimensiones, sistema de instalación y sus elementos de domótica.

¿Y las velas se pueden motorizar?

Por supuesto que sí. Además de motorizarla, también podemos incluir sensores de viento, sol o lluvia. Todo ello, controlable desde tu teléfono móvil a través de un sistema de domótica o incorporado en uno ya existente. Al controlarlo mediante un motor, se consigue tener la lona tensa y estirada en todo momento. Además podrás controlar, con el mando a distancia o Smartphone, la iluminación que se puede añadir en los pilares. Con una pantalla podemos controlar el ángulo de La Luz.

Para el enrolle, se integra un motor tubular en el perfil de aluminio. El sistema de mecanización motorizado garantiza una tensión óptima de la vela. Combinado con un sensor de viento o de lluvia, la vela se autoprotegerá frente a las condiciones climatológicas adversas (Siempre que la vela no tenga la pendiente necesaria para ser utilizada con lluvia).

¿Qué debo hacer para conseguir mi vela de protección solar?

Por supuesto, es muy difícil para un potencial cliente diferenciar enter unos modelos o fabricantes de otros. Para no equivocarnos con la elección de nuestra vela, nosotros tenemos dos recomendaciones: Escoger un fabricante reconocido con una buena relación calidad-precio y elegir instaladores con experiencia y garantías.

En Toldos Escandani, le ofrecemos un asesoramiento continuo para que escoja la opción que más le conviene a su espacio. Además del asesoramiento técnico, nos encargamos de todo el proyecto. Así, no tendrá que preocuparse más que de disfrutar. Y, con tu nueva vela de protección solar, ¡te aseguramos que disfrutarás!